Páginas vistas en total

martes, 18 de octubre de 2011

Jairo Brijaldo, Yony Osorio, Alexis Morey, José Javier Sánchez y David Figueroa
 (San Felipe, 15-10-11) San Felipe se hace centro del acontecer literario nacional
La comisión organizadora de la I Bienal Nacional de Literatura Rafael Zárraga, integrada por el Gabinete de Cultura del Estado Yaracuy, La Red Nacional de Escritores y Escritoras Socialistas de Venezuela, la Fundación Rafael Zárraga, junto a los jurados, celebran en primer orden el nacimiento de ésta, tan necesaria bienal literaria que rinde homenaje a tan digno, polifacético creador yaracuyano y en cuanto a la participación se honra en celebrar la calidad  y cantidad de participantes provenientes de toda la geografía nacional y damos abrazos a la excelente lectura de país que se notó en las obras concursantes, reflejada en  ochenta manuscritos en concurso. Los ganadores son los siguientes:
Premio de poesía “40 nocturnos y una sinfonía” patrocinado por el Centro Nacional del Libro, resultó ganadora la obra “Esquina de la mesa hechizada” del autor Luis Manuel Pimentel bajo el seudónimo “Celestino Storms” y residenciado en el estado Lara. Se evaluaron un total de 27 trabajos y el jurado estuvo integrado por José Javier Sánchez, David Figueroa Figueroa y Dannybal Reyes.
Premio de dramaturgia “La ciudad de Cecilia” patrocinado por la Alcaldía Bolivariana de San Felipe, resultó ganadora la obra “Plaza Miranda” de la autora Noreida Flores bajo el seudónimo “Tadeo” y residenciada en el estado Miranda. Se evaluaron 14 manuscritos y el jurado estuvo integrado por Roger Herrera, Altemio Sequera y Alexis Morey.
Premio de Cuento “la brasa duerme bajo la ceniza” patrocinado por la Red Nacional de Escritores y Escritoras Socialistas de Venezuela, resultó ganadora la obra “Página Roja” del autor Rafael Victorino Muñoz bajo el seudónimo “Torquemada” y residente del estado Carabobo. Se evaluaron un total de 24 trabajos y el jurado estuvo integrado por Eduardo Mariño, Alejandro Silva y Radamés Giménez.
Premio de crónica “Contares” patrocinado por la UNEY, resultó ganadora la obra “Vivencias y tradiciones en el rancho Campanario, estancia de abuelo El Guerrillero” del autor Luis Mendoza Silva del estado Portuguesa, bajo el seudónimo “Liborio de la Torre”. También se determinaron las siguientes Menciones Publicación: “Esa voz que venía de ella era sangre de mi abuela” de Bethilde Ledezma bajo el seudónimo “Leticia Guevara” residenciada en el estado Zulia; “Kiko, mi vecino” de la autora Yohana Toro bajo el seudónimo “Delfina” y residenciada en el estado Yaracuy; “Carne de avión” del autor Eleazar Molina, alias Gonzalo Fragui, bajo el seudónimo “Filemón” y residenciado en el estado Mérida y “Alí Primera: Entrevista imaginaria” bajo el seudónimo “Pascualito” del autor Pedro Concepción del estado Falcón. Se evaluaron un total de 15 trabajos y el jurado estuvo integrado por Antonio Trujillo, Pedro Ruiz y Samuel López.
José Javier Sánchez
La I Bienal Nacional de Literatura Rafael Zárraga culmina con el anuncio de los ganadores de los concursos y con  la participación de los escritores e investigadores Alberto Rodríguez Carucci (Mérida), Enrique Plata (Mérida), Carlos Ildemar Pérez (Zulia), Giondelys Montilla (Barinas), Héctor López (Mérida), Mirih Berbin (Carabobo), Tomás Jurado Zabala (Portuguesa), Gregorio Suárez (Mérida), José Gregorio González Márquez (Mérida), José Javier Sánchez (Caracas), Magaly Acosta (Mérida), Tito Núñez  Silva (Lara), Sherline Chirinos (Carabobo), Carlos Angulo (Portuguesa), Gonzalo Fragui (Mérida), Luis Manuel Pimentel (Lara), Franz Ortiz Castañeda (Lara), César Batista (Lara), Roger Herrera (Caracas), Natividad Barroso (Lara), José Ochoa Díaz (Mérida),  y los escritores yaracuyanos David Figueroa Figueroa, Yony Osorio, Radamés Giménez, Eliseo Mora, Libardo Linarez, David Figueroa González, Virginia de Hernández, Linda Cristina López, Rafael Garrido, Ingrid Parra, Laura Ojeda, Manuel Barreto, José Luis García, entre otros.
El evento se realizó gracias al Centro Nacional del Libro, La Red Nacional de Escritores y Escritoras Socialistas de Venezuela, la Gobernación del Estado Yaracuy, La Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, la Dirección de Cultura de la Alcaldía de San Felipe, la Alcaldía de Cocorote, el Instituto de Cultura del Estado Yaracuy y el Museo Carmelo Fernández.

domingo, 2 de octubre de 2011

Rafael Zárraga (Autor: Radamés Laerte Giménez)
Ochenta escritores venezolanos participan en la convocatoria de los concursos de la I Bienal Nacional de Literatura Rafael Zárraga:
Al cierre de la convocatoria, el viernes 30 de septiembre de 2011, llegaron hasta la Librería del Sur de San Felipe 80 trabajos literarios desde las distintas regiones de la geografía nacional. De esta manera los creadores por medio de la palabra homenajearon al gran escritor yaracuyano. La Bienal Rafael Zárraga contempla cuatro categorías: Premio “Cuarenta nocturnos y una sinfonía”, para la mención Poesía, patrocinado por el Centro Nacional del Libro (CENAL) con 27 participantes; el  Premio “La brasa duerme bajo la ceniza”, para la mención Cuento, patrocinado por la Red Nacional de Escritores y Escritoras Socialistas de Venezuela con una participación de 24 textos; el Premio “La ciudad de Cecilia”, para la mención Dramaturgia, patrocinado por la Alcaldía Bolivariana de San Felipe, por medio de su Dirección de Cultura y contó con la participación de 14 trabajos y  el Premio “Contares” para la mención Crónica, patrocinado por la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY) participaron 15 obras, para un total de ochenta creadores.

Premio Cuarenta nocturnos y una sinfonía”, para la mención Poesía, patrocinado por el Centro Nacional del Libro (CENAL):
“Copa de albas” de Altazor, “Polimors” de Hadíope, “Agosto será mi casa” de Simplicio, “Entreabierto” de Me gustan todas las plantas partiendo por la de mis pies, “Cántico a Venus” de Horacio, “Marbe” de Javier Esteban Escalante, “Verso basura, verso a quemarropa” de Mauricio González, “Poesía” de Supernova, “Las voces de la musa” de Mixton, “No se admite perros” de Govinda, “Lirios en la cascada” de La Victoria, “Esquina de la mesa hechizada” de Celestino Storms, “Pasajero en evolución” de Cayenas al mar, “Trances” de El Cuervo, “Entre sales y soles” de Amada Luna, “Concierto de sueños” de Juan Agosto, “Sembrando los sueños” de El otro embustero, “Ecos de voces” de Esteban Canal, “Cosas que nunca nos deben faltar” de S/S, “Azul no es topacio” de Danielle Epyollotli, “Transeúntes” de Luis Dumas, “Piel en llamas” de Perséfone, “Un pensamiento… un poema” de Victoria, “El amor es como un río que no conoce fronteras” de El Mire, “Pañuelo poético” de Mujerpoemas_anhelos, “Albores de un poeta” de Amante de la alborada, “Seres del sinfín” de Manuel Ixtlixóchitl.

Premio “La brasa duerme bajo la ceniza”, para la mención Cuento, patrocinado por la Red Nacional de Escritores y Escritoras Socialistas de Venezuela:
“Página roja” de Torquemada, “Heroísmo y resistencia indígena” de Quibario, “Extravíos” de Margarita Daconte, “Cómo Cansa andar con la fe a cuestas” de El Chuchumeco, “A la orilla de los recuerdos” de Eterminio, “Los desconocidos de siempre” de Mr. Brooks, “San Felipe, una ciudad con alma de color amarillo y un amor desesperado” de El hijo del sol, “Crónicas de Nirguda” de Prodigys, “Luna de día” de Barbiana, “Epistolario sobre gallos, gallinas y pollos” de Pánfilo Gallardo, “El Dr. Verísimo Mérida” de Erick Zinnetar, “El epiléptico” de César Sonido, “Domingo con sabor a gloria” de Simoneth, “Sadomasoquismo y otras p…” de Venceremos, “Zarandeos infinitos y una mirada impávida” de Hermes de la Colina, “La palabra y otros relatos” de Patricio, “Cenizas errantes del crepúsculo” deMárquez de Tarambana, “La misión secreta” deTres Tigres, “Perdido por dos soles” de El Ermitaño, “Cuentos circulares” de Paula Daniela, “Agua que purifican el alma” de Antonia, “El Rufián” de Juan Adelmo, “La imperfección de afrodita” de Mi querido Aleckayth, “La abuelita curandera” de Estrella de la mañana.

Premio “La ciudad de Cecilia”, para la mención Dramaturgia, patrocinado por la Alcaldía Bolivariana de San Felipe, por medio de su Dirección de Cultura:
“El desconocido” de Teresio de la Porra, “El inmortal” de Ismael, “El musiú de Yamaro” de Sebastián Gamarra, “Decires” de Totosibi, “Al derecho y al revés” de Aguasanta, “Dulces sueños” de Gabriel Rojo, “Doce años sin gloria” de  Soy heredero de los magos, “El sucesor” de Santísima, “Una lágrima en mi sopa” de Joani Gabriel Joga, “Amor de fugas” de Pancho Morales, “Mito o realidad” de Flores en Neptuno, “Plaza Miranda” de Tadeo, “La Princesa Cristabella” de Mermín Valiente, “Filosoño” de Beapeeme.

Premio “Contares”, para la mención Crónica, patrocinado por la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY):
“El crimen no paga” de El Villavicencio, “Alí Primera: Entrevista imaginaria” de Pascualito, “La manguita” de Remanso, “Crónica de un Jirahara que será llevado al Panteón Nacional” de Casimiro Timotocuica, “Vivencias y tradiciones en el rancho campanario, estancia de mi abuelo El Guerrillero” de Liborio de la Torre, “Futuro sin petróleo” de Paz, “Boraure en crónica” de Yarafal, “La herencia de la bondad” de Marjes Nazareth, “Kiko mi vecino” de Delfina, “Marisol Anderson: La bailarina de los sueños andantes” de Caribay, “San Felipe El Fuerte” de Emilia Rosa la poeta de los ojos café, “La neblina y el silencio en los páramos de Orlando Araujo” de El cronista viajero, “Esa voz que venía de ella era la sangre de mi abuela” de Leticia Guevara, “Después despojos” de Lea Libros, “Carne de avión” de Felimón.

sábado, 3 de septiembre de 2011

La Bienal también convoca a Concurso de Poesía


PREMIO:
 I BIENAL NACIONAL DE LITERATURA “RAFAEL ZÁRRAGA”
(Poesía, Cuento, Dramaturgia y Crónica)
BASES:

Hasta el próximo 28 de septiembre de 2011, estará abierta la convocatoria para el Premio: I Bienal Nacional de Literatura “Rafael Zárraga”, concurso convocado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, por medio del Gabinete Estadal de Yaracuy, la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, Centro Nacional del Libro (FILVEN-2011), la Red Nacional de Escritores y Escritoras Socialistas de Venezuela, La Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY), la Alcaldía de San Felipe y la Fundación Rafael Zárraga, con el objeto de reconocer la obra y trayectoria del escritor yaracuyano Rafael Zárraga (1929 – 2006) por su importante contribución a la cultura venezolana en el marco de la celebración de la Gran Explosión Cultural Bicentenaria.

Este concurso, se establece para las modalidades Poesía, Cuento, Dramaturgia y Crónica rigiéndose por las siguientes bases:

1ª. Podrán participar escritores(as) nacionales y extranjeros con un mínimo de cinco años residenciados en el país, con obras escritas en español. No podrán participar integrantes del comité organizador del evento.

2ª. Los originales serán de tema libre, inéditos, no premiados anteriormente en otro concurso literario, ni sujetos a compromiso de edición.

3ª. Se establecen las siguientes menciones:

• Premio Cuarenta nocturnos y una sinfonía”, para la mención Poesía, patrocinado por el Centro Nacional del Libro (CENAL).
• Premio La brasa duerme bajo la ceniza”, para la mención Cuento, patrocinado por la Red Nacional de Escritores y Escritoras Socialistas de Venezuela.
• Premio La ciudad de Cecilia”, para la mención Dramaturgia, patrocinado por la Alcaldía Bolivariana de San Felipe, por medio de su Dirección de Cultura.
• Premio Contares”, para la mención Crónica, patrocinado por la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY).

4ª. La extensión de la obra para las menciones Poesía, Cuento y Dramaturgia tendrán como mínimo 40 cuartillas y máxima 80, cada una de ellas estará dotada de un premio en metálico de DIEZ MIL BOLÍVARES (Bs. F 10.000), diploma y publicación de la obra.

5ª. La extensión de la obra para la mención Crónica tendrá como mínimo 3 cuartillas y máxima 12 y estará dotada de un premio en metálico de CINCO MIL BOLÍVARES (Bs.F 5.000), diploma y publicación de la obra. En esta mención, el jurado también seleccionará los trabajos que considere de amplio valor literario para realizar una publicación junto a la crónica ganadora.

6ª. Los originales deberán estar escritos a doble espacio, fuente Arial o TNR, tamaño 12, hoja carta. Se presentarán tres (3) ejemplares, con respaldo en CD. La recepción de las obras será en la Librería del Sur, ubicada en el Museo Carmelo Fernández de la ciudad de San Felipe, en la calle de servicio del Complejo Cultural Andrés Bello, teléfono 0254-2310172 y 0254-2310460. Podrán ser depositadas o remitidas indicando: Premio I Bienal Nacional de Literatura “Rafael Zárraga”, en la modalidad Poesía, Cuento, Dramaturgia o Crónica, según el contenido, hasta el 28 de septiembre de 2011.

7ª. Las obras no deben estar firmadas y llevarán un lema o seudónimo, que se hará figurar también en sobre sobre adjunto, contentivo de los datos del autor: nombre completo, Nº de cédula, lugar y fecha de nacimiento, dirección de residencia, número telefónico y correo electrónico. Los autores participarán en un solo género.

8ª. El jurado estará integrado por personas de reconocida solvencia en el campo de las letras y se dará a conocer oportunamente.

9ª. El fallo del Jurado se anunciará el 14 de octubre de 2011, en el marco de la celebración de la I Bienal Nacional de Literatura “Rafael Zárraga” que se realizará en la ciudad de San Felipe.

10ª. Los Premios no podrán ser declarados desiertos.

11ª. No se devolverán los ejemplares recibidos, los que serán destruidos con el objeto de proteger y preservar los derechos de autor de los mismos.

12ª. La participación implica la aceptación total de estas bases por parte de los concursantes. Lo no previsto en esta convocatoria será resuelto a criterio del jurado.

CONTACTOS:

  • bienalrafaelzarraga.blogspot.com
  • bienalrafaelzarraga@gmail.com
  • Alexis Morey (Director General de Gabinete Yaracuy): 0416-6367923
  • Luis Gallardo (Director Operativo): 0416-9389198
  • Jairo Brijaldo (Espec. Plataforma Libro, Lectura, Pensamiento y Patrimonio Documental): 0416-8541752



jueves, 11 de agosto de 2011

Rafael Zárraga, Señor de la novelística (Por Virginia De Hernández)

Rafael Zárraga, nuestro prolífico escritor y poeta nació en una aldeíta, cerca de Boraure, llamada Agua Blanca, un 29 de junio de 1929, conviviendo desde niño con las dificultades
y sinsabores de la pobreza; pero tuvo la inmensa riqueza del amor de su madre y abuelos que inculcaron valores en su personalidad que los acompañaron hasta el fin de sus días. Autodidacta, dotado de un gran talento creador intuitivo y sensible, que se ingenió para desarrollar desde muy joven, dejando demostrado que fue un virtuoso de las letras, en
la obra realizada y que nos deja como legado. Su mundo, el mundo que se hizo en su afán de ser y hacer lo que deseaba y que logra con su tenacidad y constancia, fue algo muy hermoso que construyó para encerrarse en él y vivir a plenitud la vida que amaba, la vida digna de un creador literario, de un artista que nutrió su espíritu desde épocas tempranas con los grandes maestros, con las grandes obras de la literatura universal, porque fue un estudioso disciplinado, con gran afán de superación, que combinó el ensayo, el periodismo, espacio en la escritura, estudios sociales, la poesía, el teatro, la novela, el cuento. Parte de su obra es testimonio de preocupaciones sociales y humanitarias. Demostró un firme compromiso con sus posiciones, en sus expresiones
de opinión, en su palabra escrita, en prensa, radio y en otras acciones y declaraciones. A pesar de los contratiempos continuó con pasión, con sacrificios, ejerciendo su oficio
de escritor, desafiando todos los riesgos. Fue Zárraga un pionero, un protagonista, que señaló el panorama de nuestras letras, aclaró caminos y tendencias en los campos de
la crítica y de la creación, con sus ideas de estudioso de la cuestión nacional y mundial.
Con su nombre de gran vocación literaria, aún con lo difícil que resultaba ser imparcial en los días que le tocó vivir, nunca fue cómplice en el silencio, dejando así siempre la voz de su malestar, de su protesta, cuando las circunstancias así lo requerían, por eso su escritura asume un compromiso con lo humano y lo que de allí se origina, con la vida, con los que nada tienen, con su origen, por lo quien nunca llegó a ser un intelectual comprometido con lo que no fueran las experiencias que confirmaban su pensamiento,
fue por este motivo blanco de críticas. Fue detractor de la superficialidad, de la adulancia, la pedantería, la ostentación, exhibiendo siempre una gran humildad a pesar de su ascendente carrera literaria. Este señor de la novelística venezolana tuvo en su vida un golpe de suerte, que le permitió ir a las raíces de esos mundos que admiraba, y que los sentía como parte de su vida, de su espiritualidad, por ser esos mundos cuna de las civilizaciones antiguas, del arte, de la literatura; todas estas vivencias y experiencias maravillosas transitando aquellos territorios a los que nunca pensó podría tener acceso, estremecieron su espíritu y marcaron huella en su personalidad, alimentando más su sed de conocimientos, fueron estos sus viajes por países de Europa, en uno de los cuales cursó estudios y en otro países árabes donde recreó sus ojos y su intelecto. Me complace, sí, que a pesar de la orfandad de Zárraga como creador con escasas posibilidades de publicación, haya tenido la satisfacción de ver publicada la mayoría de
su obra, antes de su infausta y lamentable partida de este mundo ocurrida un 08 de Febrero del presente año.

Rafael Zárraga, Fragmento de "La última oportunidad de Magallanes"

Durante muchos días y muchas noches te recordé siempre Rosa Malvarrosa Rosa de los Vientos. Sin que tú lo supieras te retuve en mis pensamientos, para hablarte de una ciudad que existe bajo esas aguas que navego hacia arriba y hacia abajo, sin atreverme a descubrirla, sólo porque le prometí a mi corazón que únicamente contigo y nadie más bajaría a conocerla Rosa Malvarrosa Rosa de los Vientos. Por eso cuando volví a este bar donde te conocí por primera vez, venía a pedirte que me acompañaras, que bajaras conmigo a la ciudad a la ciudad sumergida, y en cualquier plaza y en cualquier parque iba a contarte los cuentos que nunca te contaron, las historias que jamás oíste Rosa Malvarrosa Rosa de los Vientos. Y juntos recorreríamos luego las avenidas de los jardines infinitos, las catedrales mágicas, el palacio del Divino Emperador, el cementerio de los Dioses Eternos del agua y del tiempo Rosa Malvarrosa Rosa de los Vientos.
Pero si ya no existes, ¿por qué sigo bebiendo en este lugar donde tu mano ya no puede llenar mi copa? Lo presentí y lo dije Rosa Malvarrosa Rosa de los Vientos, que tu muerte iba a dolerme en la parte más blanda que había ido guardando para tu cariño. Lo presentí y lo dije aquella noche cuando al salir del bar, alguien murmuró a mis espaldas que eras la hembra de un diablo policía secreto. Sin embargo, ya en las aguas lejanas te seguí recordando Rosa Malvarrosa Rosa de los Vientos…” (Rafael Zárraga, Fragmento de La última oportunidad de Magallanes. San Felipe: Gobernación del Estado Yaracuy, 1978. P. 65-66).

miércoles, 10 de agosto de 2011

Zárraga, un amigo de siempre (Por Domingo Aponte Barrios)

Domingo Aponte Barrios (Foto UNEY)
Hoy, venimos a hablar de Rafael Zárraga. Ya pasada la conmoción del primer momento, al saber su inesperada partida. Habíamos compartido con él, la noche anterior a su insólita partida, en un programa de televisión local. Esa noche hablábamos de Cocorote y de la fundación de San Felipe, tan estrechamente unidos estos pueblos en su devenir histórico. Casi al final del programa, Zárraga nos habló de su amor y su pasión por Cocorote; y al concluir su exposición afirmó premonitoriamente: “Este es el último trabajo que le dedico a Cocorote”. Al amanecer recibimos la noticia infausta: Rafael Zárraga había dejado de existir en su querido Cocorote. Después, las horas han seguido a las horas, los días a los días; y el mundo volvió al trabajo afanador con esa aterradora e implacable orden seguir la marcha en silencioso acatamiento al mandato del mundo profano con la herida aún abierta por el zarpazo brutal. Hoy evoco a Zárraga, el amigo, el colega, el compañero, el camarada, el escritor, el poeta, el dramaturgo y deseo señalar
un rasgo especial de su carácter. Lo evoco como el amigo, como el hombre famoso que siguió siendo el mozo cordial de Cocorote, el amigo de todos y de siempre. Rafael Zárraga, un muchacho humilde, sencillo, franco; pero una humildad una sencillez y una franqueza naturales y permanentes. A pesar de tener diferencias políticas con él, nunca tuvimos un disgusto, en esa larga amistad que mantuvimos. Su humildad no era una pose, era expresión natural; su sencillez no tenía nada de artificiosa, era una legítima expresión de su carácter; su franqueza no era una muestra de escondida agresión sino una expresión palpable de su riqueza interior, del borbotón de sentimientos que emergían espontáneamente de su alma. Hoy evoco aquellos días hermosos de nuestra querida Asociación Venezolana de Periodistas (A.V.P), Seccional Yaracuy. Nuestras reuniones y charlas; nuestras fraternales conversaciones o discusiones, siempre respetuosas, en tono cordial y afectuoso. Las reuniones en los cursos que se dictaban en la A.V.P., las celebraciones de elecciones de las autoridades de la Asociación y los momentos de solaz y esparcimiento que seguían esas actividades. Zárraga fue siempre un amigo, un amigo verdadero. Por ello hoy, conmovido todavía por su prematura partida, quiero dedicar estas líneas a su esclarecida memoria porque Zárraga fue para mí y para todos: Un amigo, siempre un amigo. Renuevo mi expresión de pesar a sus hijos y demás familiares.
San Felipe, 16 de Octubre del 2006.
(Hogueraverbal, Nº1, Año1, 2009)

viernes, 5 de agosto de 2011

Estimado Yony (Por Rafel Garrido)

Estimado Yony, espero que sabrás comprender y perdonar mi tardanza, mi desgano, mi mortal flojera del trabajo prometido en la Panadería Sucreña para un homenaje a Rafael Zárraga; aparte que soy un hombre lento, no quiero recordar a Rafael Zárraga como si fuera una mera referencia literaria, de eso que Orlando Barreto designa con cierta licencia “Poesía Yaracuyana”. Además, creo que el mejor homenaje que se le puede hacer a un escritor es leerlo, detenerse en sus páginas más memorables con los ojos cansados de un San Ambrosio en una franca y espontánea (quiero decir sin prejuicio) lectura “para si”; tomando en cuenta que todo libro , como la sensitiva, cierra sus hojas al tacto impertinente, hay que llegar hasta él sin ser  sentido, oficio , casi, de fakir, dice Reyes; claro está, una vez liberados, por supuesto, de los negocios del prójimo. Así, tal vez, a lo mejor, no sé, a alguno se le ocurra hacer una selección de las páginas más memorables de mi colega y amigo Rafael Zárraga. Recordar para recordar como decía Henry Miller.
Podrá parecer una historia más de las muchas que nos contaba Zárraga de las cuarenta mil vainas de la vida; tal vez nadie me creerá, pero mi amistad con Zárraga es de vieja data, corría el año 1967 cuando nos vimos por primera vez en un salón de billar de la 6ta. avenida con calle once, yo tenía más o menos 18 años, me había raspado tres veces en primer año, venía de un colegio interno de Sanare, dos de ellos en el Colegio Fray Luis Amigó, cuyo director al pronunciar su nombre me producía carraspera . Recuerdo que trabajaba en ese billar de “coima” y a cambio me daban de vez en cuando  un “wagon” y podía además jugar de gratis, gracias pues a don Pino Atria, dueño del lugar, emigrante italiano. Recuerdo que una tarde que salimos de allí nos dirigimos a otro billar donde también trabajé de “coima” y terminamos bebiendo cervezas y dos botellas de ron donde Monasterio. El típico burdel de putas tristes de García Márquez. Por alguna razón que desconozco ese primer encuentro me convirtió, paradójicamente, en nuestro primer desencuentro, nos dijimos palabras duras (como sólo nosotros nos  decíamos), juramos no vernos más y al día siguiente estábamos jugando billar como si nada. Zárraga era un “taco” de veinte a treinta carambolas, pero las hacía seguidas, de acuerdo a una hermosa jugada que denominan “proporción”, de mucha destreza y dominio del “taco” y las “bolas”. Ya era Rafael Zárraga, ya se había ganado dos veces el cuento de El Nacional , y la directiva, con Miguel Otero Silva a la cabeza, lo becó a Palermo, a estudiar italiano. Un mes después entré yo de aprendiz en la Imprenta del Estado y nos vimos ahí, yo no sabía que editaba un periódico humorístico llamado “El Chuzo”, pero ahí estaba él en la Imprenta del Estado resolviendo problemas del periódico con su amigo Samuel Baquero o en aquel salón de billar hablando italiano con don Pino Atria en esa atmósfera llena de gracia y pícara que siempre lo rodeó. Yo no sabía que cantaba tangos, esto lo supe fue después en una tertulia musical donde estaba el “Cámara” Aular, don Teófilo Domínguez y toda la pandilla del grupo “Añoranza”, como también con el trío “Los Galanes” en una granja llamada “La Chapa” del difunto don Carlos Torrealba, el cual era casado con una prima mía; lo recuerdo siempre echando cuentos, con una gracia insuperable nos preparaba, nos convertía en sus oyentes de historias que duraban, sin exageración, dos y tres días que sorprendía a los más avispados pájaros de aquél billar. Recuerdo que había una carambola que llamaban la “zarraguera”, con piquete arriba y “taco” abajo. Tampoco quiero complacer la vanidad de haber sido uno de los tantos y buenos amigos de Zárraga, no había nada forzado en ello, la sencilla y libre voluntad de ser amigos era para mí suficiente, vernos e invitarnos a jugar billar con dos compinches algo cómplices  natural. Recuerdo que nos vimos dos o tres veces en bares como “La Patria Chica” y “La Patria Grande”. Recuerdos que dejaron cicatrices. Puedo decir también amigo Yony , sin temos que el lector confunda la gimnasia con la magnesia que nuestra amistad se hizo más íntima en “La Pagoda”, donde logramos expresar un mayor afecto por los caminos de un dios pagano como Hermes. A veces me pregunto, ¿de qué ninfa de las que acompañan a Hermes nos habíamos enamorado? , no sé , pero quien haya leído con atención la braza duerme bajo la ceniza, probablemente encuentre la respuesta. Nuestra amistad era tan íntima que casi me atrevo a decir con el dicho preferido de Gramsci: “Hermanos, cuchilos”. Sin embargo, Zárraga era el menos exigente de los amigos  , rasgo muy característico de la imaginería de Hermes, el dios más amistoso del Olimpo, siempre en solidaridad con el otro, con el prójimo ¡coño! Como decía él mismo cuando se ponía bravo. Deténgase el lector si quiere una imagen de su teatro en la que hace su aparición (o epifanía) el dios de que venimos hablando a través de una piedra grande, y una piedra grande, para mí, es un montón de piedras pequeñas, y Hermes significa , etimológicamente y de una manera transparente, “el del montón de piedras”, según Rafael López-Pedraza, profesor de mitología, lamentablemente fallecido hace poco. Amigo Yony, he tratado de diferenciar el Zárraga oral del Zárraga escritor e indudablemente he fracasado, como si poesía y vida en Zárraga  fuera lo mismo, sin ninguna diferencia y que a mí se me ocurre comparar osadamente a Lope de Vega en este poema que le dediqué en Telemaquia…
Así, cual Duque de Sessa                                                                                                                              celebro en el patio de la casa                                                                                                               
que habito, una fiesta para Lope.

Y sobre la mesa, antes vacía, sumo                                                                                                        agradecimiento, ser generoso,                                                                                                                      con salero: Empanadas de Jacinta,                                                                                                                la amante del Duque, guisos de Lucía Salcedo                                                                                                "La Loca", anguilas del Tajo, besos, cucas y majaretes de la Panadería Sucreña.     
Rafael Garrido.